Tanto por andar #nosotrasquesomostannormales

Hay días que me canso. Sí, en serio, me agoto de tener que justificar quién soy, qué hago o porqué desempeño este puesto si soy muy joven o, peor aún, si soy mujer.
Me cuesta tener que demostrar que hago determinadas cosas porque sí o que he conseguido tal cosa en la vida por mis méritos y no por lo buena que sea en otros aspectos.
Hace unos meses, tras una ardua discusión con un cliente y al quedarse sin argumentos, gritó desde la puerta: – ¡Con quién te habrás acostado para estar donde estás! La verdad es que lo que me hubiera salido del alma hubiera sido gritarle también un “con su padre, señora” pero dado que la empresa no es mía y que hubiera sido peor contestar, acompañé a la señora a la puerta y le dije que se marchara, que ya estaba bien. Lo que más me indigna, además del ridículo, fue que quien me lo dijera fuese una mujer.
Molesta que a estas alturas sigamos marcando esas diferencias entre hombres y mujeres. Lo peor es que muchas veces somos nosotras las que nos marcamos esas diferencias.
Pero este comentario de hoy viene por las recientes declaraciones que ha hecho Toni Nadal sobre el nombramiento de Gala León como capitana de la Copa Davis.
“En los equipos de Copa Davis te pasas mucho tiempo en el vestuario con poca ropa… Bueno, no sé, una mujer no deja de ser extraño que esté por allí dentro dirigiendo la competición”.
No hubiera pasado nada si en lugar de argumentar su descontento así, hubiera dicho que hubiera preferido alguien que conociera mejor el circuito o los jugadores, que hubiera tenido más experiencia o cuya carrera profesional hubiera sido más destacable. Me pregunto si su reacción hubiera sido la misma si el cargo se lo hubieran dado a Arantxa Sánchez Vicario, que sí cumple lo que él reclama, en teoría.
Lo de que es extraño que una mujer esté en el vestuario es lo que chirría. No creo que los jugadores vayan “despelotados” todo el tiempo y si este fuera el caso, no creo que se fuera a alarmar de verles algo, seguro que ha visto algún hombre desnudo en su vida. En USA, en los partidos de baloncesto entran al vestuario hasta los reporteros de televisión mientras se cambian los jugadores y el mundo sigue girando.
El problema es que esto no es un caso aislado, hace unas semanas, el alcalde de Valladolid se cubría de gloria con unas desafortunadas declaraciones cuando afirmaba que le daba “reparo” subirse a un ascensor con una mujer por si le “busca las vueltas”. Tal fue el revuelo que se armó, que el periodista del NY Times Rapahel Minder – corresponsal en España y Portugal- escribió un artículo llamado: “Las palabras de un alcalde, inflaman el debate sobre las actitudes de los españoles hacia las mujeres”.
Como decía, hay días que me canso de estas tonterías, me agota tener que justificarme por todo, tener que defenderme de trogloditas que, casi a diario, menosprecian el trabajo que desempeñamos por nuestro género y me cabrea que a estas alturas, tengamos que seguir dando gracias de estar donde estamos.
Hemos avanzado bastante, pero nos queda taaaaanto por andar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s