¿Merece la pena?

Un gran artículo con el que estoy completamente de acuerdo

Los desvarios de Pi

Hay un tema que llevo bastante mal, y es el del trabajo. Que si, que ya se que por tener trabajo no me debería de quejar, que tal y como está la situación me tendría que dar con un cantico en los dientes y mil cosas mas… Lo siento, no son razones suficientes.

Los trabajadores tenemos obligaciones, que no nos tenemos que olvidar de ellas y tenemos que ser capaces de realizar un buen trabajo.

Pero no voy a ello, no voy a cuando la empresa por vender un proyecto se compromete a sacarlos en dos meses cuando se había estimado en cuatro meses o cosas por el estilo.

Voy a esas personas “trabajadoras” que se pegan en la oficina de nueve de la mañana a ocho de la noche y que llevan el correo del curro configurado en cuantos dispositivos estén a su alcance, que contestan a los mails…

Ver la entrada original 413 palabras más

Enlace

Cuando el trabajo se convierte en un espectáculo

Hoy he encontrado un resumen de este vídeo en internet y la verdad es que me ha dejado impresionada.
Llevará mil horas de trabajo y lo habrán pasado mal organizando este tinglado, pero me ha gustado tanto que tenía que compartirlo.

Ojalá pudiéramos hacer de nuestro trabajo un espectáculo diario, pero en este sentido, no en el que nos toca vivir a veces.

Disfrutad del espectáculo y de Michael.